Y comenzó el Giro…

Comenzó el Giro, como suelen comenzar casi todas las grandes vueltas: con uno de los primeros espadas fuera de combate. Hoy Dumoulin ha perdido toda opción de ganar el Giro 2019. Es una gran pena, porque tal como escribí anteriormente era mi favorito a la carrera junto a Roglic. Lo más probable es que en las dos próximas jornadas se vaya para casa (nota de actualización: al día siguiente efectivamente se ha ido para casa, con acierto) a preparar el Tour y al menos nos permita ver un bonito duelo con los Sky en Julio, duelo que en ningún caso podrán ofrecer corredores como Quintana o Bardet (las otras alternativas). Si a todo esto le sumamos la mala suerte crónica que arrastra Bernal, la carrera nos deja con un nivel bastante más mediocre y menor competitividad de lo que aparentemente esperaba.

Sigo pensando que Roglic es el que tiene que perder esta carrera, es un corredor sin fisura alguna y muy superior a sus rivales en casi todos los terrenos. Junto a Dumoulin supone, para mí, la única opción que de manera realista podría desbancar a Froome de un trono del Tour de Francia. Si su mediocre equipo no falla en estas tres semanas (cosa que probablemente sucederá antes o después) tendremos ganador.

La alternativa, tal como ya dije hace unos meses, es un Yates que según mi predicción será capaz de mostrar el mismo nivel que el año pasado pero, eso sí, ahora durante las tres semanas. Está por ver cuánto le ha afectado la caída de hoy pero no tengo duda ninguna de que acabará estando muy delante.

Mi tercera baza en esta situación es Nibali, sigo pensando que su mejor momento ya ha pasado pero con su forma de correr le puede bastar un único buen día para ganar la carrera. Para mí, accidentes al margen, estará en el podio. Faltará por ver el cajón exacto.

A los demás no les menciono directamente porque creo que pelearán por las migajas, migajas que en el ciclismo profesional no valen para mucho.

Tras las bajas de Bernal y Dumoulin la carrera por la general pierde bastante emoción para mí, emoción que no obstante viviremos en los sprints (muchos y muy variados estos primeros días). El nivel es alto y las alternativas para cada día numerosas. Parece que Ackermann va a mostrar por fin lo que llevaba tiempo advirtiendo y la lucha fratricida entre Viviani y Gaviria promete bastante. Entre medias, un Ewan que siempre pasa desapercibido buscará su oportunidad, que creo que llegará.

Para acabar, me gustaría mencionar con especial interés  el caso de Marcel Kittel. Aparentemente, ha abandonado el ciclismo de golpe y porrazo sin dar explicaciones demasiado claras. En estos casos es muy difícil saber a qué puede ser debido pero me inquieta que haya sucedido tras un cambio radical de equipo que le llevó a una temporada y media desaparecido habiendo sido el mejor velocista del mundo en los años anteriores. Me recuerda sospechosamente al caso de Adrien Costa y su negativa a entrar en el ciclismo profesional cuando ya lo tenía todo hecho.

Sebastian Sitko

Máster en alto rendimiento por el Comité Olímpico Francés, Graduado en Ciencias del Deporte, Entrenador Nacional de Ciclismo, Triatlón y Atletismo y entrenador oficial del Colegio Americano de Medicina del Deporte. 

No hay comentarios

Añade tu comentario